Águila solitaria

Águila solitaria

Nombre científico: 

Buteogallus solitarius

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

C2a(i)

Nombres comunes: 

aguila solitaria, Solitary Eagle, Black Solitary Eagle, Montane Solitary Eagle.

Sinónimos: 

Harpyhaliaetus solitarius

Descripción 

Ave grande, de 60-75 cm de longitud. La hembra es de mayor tamaño. Tiene una cresta corta, hirsuta y una cola muy corta también. Es de color gris azulado, con coberteras supracaudales orilladas de blanco. Su cola negra lleva una banda blanca en el medio, con punta también blanca. Tarsos desplumados, amarillos. Confusión con la especie parecida Buteogallus urubitinga complica el conocimiento de su distribución; debe ser identificado con cautela.

Distribución 

Buteogallus solitarius es poco abundante (Schäfer y Phelps 1954), pero con una amplia distribución en América, desde México hasta Argentina, que se extiende unos 8000 km lineales (Ferguson-Lees y Christie 2001, Bierregaard Jr. et al. 2013), y abarca un área de aproximadamente 700.000 km2 (BirdLife International 2015). Es probable que su distribución en el país sea más amplia de lo conocido en la actualidad, dados los recientes avistamientos en el occidente desde el año 2000 (sierra de Perijá, C. J. Sharpe obs. pers.) y en oriente en tiempo más reciente (eBird 2015). Hay un registro en la serranía de La Neblina en Venezuela (Willard et al. 1991), que aunque es factible, está poco documentado. No existen registros de su existencia en Brasil.

Situación 

Buteogallus solitarius es dependiente de bosques naturales premontanos, que pueden tolerar la presencia humana, por lo que es capaz de sufrir presión de cacería (Renjifo et al. 2002, BirdLife International 2015). Su distribución es en parches y a muy baja densidad poblacional como se ha estimado para otros rapaces de gran porte. Su población global se proyecta entre 1000 y 2500 individuos maduros (BirdLife International 2015), tal vez incluso inferior a 1000 (Ferguson-Lees y Christie 2001, Bierregaard Jr. et al. 2013). Extrapolando estos datos, en Venezuela podríamos alcanzar a contar entre 300 y 500 individuos maduros. A escala global se le considera Casi Amenazado, aunque con probabilidad debería elevarse de categoría a Vulnerable. Se le considera En Peligro Crítico en Colombia (Renjifo et al. 2014). En el parque nacional Henri Pittier, Rancho Grande, era frecuente observarla en el pasado, hasta 1998 aproximadamente (M. Lentino obs. pers., eBird 2015).

Amenazas 

Se ha señalado la destrucción de hábitat, fragmentación del bosque y la cacería como los principales factores de su disminución poblacional (Bierregaard Jr. et al. 2013, BirdLife International 2015), así como la extracción de árboles de gran tamaño que pueden servir como lugar de anidación.

Conservación 

Es conocida su presencia en los parques nacionales Sierra de Perijá, San Esteban, Henri Pittier, Guatopo, Canaima y Serranía de La Neblina. Es posible que se encuentre también en el Waraira Repano (El Ávila), Tapo-Caparo y Tamá, lo que garantizaría las áreas suficientes para su conservación. Se recomienda realizar investigaciones que contribuyan a determinar su situación actual y su tolerancia a las modificaciones ambientales, así como obtener datos poblacionales.

Ilustrador: 

Autores: 

Christopher J. Sharpe y Miguel Lentino

Cita sugerida: 

Sharpe, C. J. y Lentino, M. (2015). Águila solitaria, Buteogallus solitarius. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/aguila-solitaria Vie, 22/09/2017 - 16:22

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Pigmalion's Workshop