Aguja de los Andes

Aguja de los Andes

Nombre científico: 

Farlowella curtirostra

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

B1ab(iii)

Nombres comunes: 

aguja de los Andes, aguja, chorrosca, Andean twig catfish.

Descripción 

Pez loricárido pequeño cuya apariencia es bastante característica y compartida, a grandes rasgos, con las otras especies del mismo género. Su cuerpo muy delgado, alargado y cilíndrico, semejante a una rama, le ha valido los nombres comunes de aguja, agujeta, palito, lapicero o corroncho agujita. Puede medir hasta 15 cm de longitud estándar (desde la punta del hocico hasta la base de la aleta caudal), aunque algunos especialistas señalan que no sobrepasa los 10 cm de longitud total. Sus superficies ventral y superior están cubiertas de placas óseas que se superponen, la aleta dorsal se sitúa muy atrás y el lóbulo superior de la aleta caudal termina en una extensión en forma de látigo. Lo más particular de Farlowella curtirostra es su cabeza, que se alarga hasta formar un pico con el extremo redondeado y bordeado por pequeñas espinitas, que son más desarrolladas en los machos. Su coloración en general es marrón parda, más oscura en el dorso y obviamente clara en el vientre, separadas ambas partes por una conspicua banda negra lateral que va desde el hocico, pasando sobre los ojos, hasta la aleta anal (Nebiolo 1982a, Nebiolo 1982b). Este pez presenta hábitos muy singulares, como fijarse a las ramas de las hierbas que se encuentran en las riberas de los ríos.

Distribución 

Especie endémica de la región andina de Venezuela. Habita en ríos que drenan hacia el lago de Maracaibo, entre 150 y 850 m de altitud. En el estado Mérida se encuentra en el Mocotíes, en sectores alrededor de los 700 m, en el Chama entre 150 y 850 m de altitud, y en los ríos El Rodeo y Guayabones, aproximadamente a 150 m (Nebiolo 1982a, Nebiolo 1982b). En Táchira ha sido observada en el Escalante entre 150 y 180 m y en la quebrada El Loro, su afluente, a 550 m. En Trujillo se consigue en el Motatán y sus afluentes San Pedro, San Juan y en la quebrada Tabor, así como en Las Palmeras (650 m) y en Miraflores (800 m) (Schultz 1944a).

Situación 

Se trata de una especie con una distribución bastante restringida cuyo tamaño poblacional es pequeño. Se considera Vulnerable por haber sido registrada en muy pocas localidades, estando presente en una extensión de 3027,79 km2, y debido a que su hábitat enfrenta un continuo proceso de degradación, por lo que se infiere que las condiciones actuales podrían agravarse en el futuro cercano.

Amenazas 

Las amenazas que enfrenta la aguja de los Andes están relacionadas con la alteración de la calidad de las aguas y suelos, tanto altoandinos como del piedemonte, atribuida principalmente a la contaminación por pesticidas y fertilizantes utilizados en labores agrícolas y pecuarias. Su presencia en el río Mocotíes requiere de especial atención, pues se trata de una población que subsiste en el cauce más contaminado de la zona. Por su pequeño tamaño, F. curtirostra no tiene valor comercial como fuente de alimento, pero al igual que otras especies de Farlowella, pudiera cotizarse en el mercado de peces ornamentales, donde con frecuencia se comercializan individuos de este género, cuya identificación a nivel de especie resulta dificultosa (Péfaur 1988).

Conservación 

Esta aguja no es objeto de ninguna medida de conservación en particular. Se sugiere realizar más estudios sobre su biología y ecología con el objeto de mejorar los estimados de distribución y abundancia, y así definir de manera más precisa su estatus de conservación. Debe fomentarse el restablecimiento de la calidad de las aguas de los ríos andinos, lo cual beneficiaría tanto a esta especie como a muchas otras que dependen de los ecosistemas acuáticos de la región. En este sentido, hay un movimiento ambientalista en Tovar (estado Mérida) y otro en Santa Bárbara (estado Zulia), y ambos se han propuesto el objetivo de trabajar por la recuperación de los ríos Mocotíes y Escalante, respectivamente.

Ilustrador: 

Autores: 

Jaime E. Péfaur

Cita sugerida: 

Péfaur, J. E. (2015). Aguja de los Andes, Farlowella curtirostra. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/aguja-de-los-andes Lun, 11/12/2017 - 00:33

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Ximenamaria Rausseo