Caracol porcelana

Caracol porcelana

Nombre científico: 

Muracypraea mus

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

D2

Nombres comunes: 

caracol porcelana, mouse cowrie.

Sinónimos: 

Cypraea mus y Scyphocypraea mus.

Descripción 

Caracol de tamaño mediano que puede alcanzar hasta 6,7 cm de longitud (Gracia y Díaz 2002). La concha es gruesa, redondeada e inflada con orillas poco dentadas cuya conformación más gruesa aparenta cierta deformidad. La superficie de la concha es muy lisa, de apariencia nacarada y presenta una coloración por lo general gris o marrón claro, con manchas marrones oscuras en el dorso (Gracia y Díaz 2002). Anteriormente esta especie estaba clasificada en el Orden Mesogastropoda.

Distribución 

Especie con una distribución muy localizada y disjunta. Las poblaciones conocidas están restringidas a las islas Granadinas y el golfo de Uraba, en Colombia, y al golfo de Venezuela y golfo Triste, en nuestro país (Martínez, R. 1990, Gracia y Díaz 2002, R. Martínez com. pers.). Habita aguas someras y suele estar asociada o cerca de fondos arenosos fangosos con praderas de Thalassia testudinum (Abbott 1974).

Situación 

En Venezuela se conoce muy poco sobre su estado poblacional y no se cuenta con datos acerca de su abundancia. Está limitada a un tipo de hábitat único y amenazado, pues es incapaz de tolerar modificaciones de su ambiente natural (R. Cipriani observ. pers.). Dado que sus poblaciones son objeto de una considerable presión humana por lo atractivo de su concha y su valor en el mercado de coleccionistas, de continuar las tendencias observadas podría estar seriamente amenazada en el mediano plazo (Martínez, R. 1990). En Colombia se clasifica como Vulnerable por su distribución restringida y por la falta de datos poblacionales (Gracia y Díaz 2002). No ha sido evaluada a nivel global (IUCN 2014).

Amenazas 

En los años ochenta fue muy cotizada por coleccionistas en el mercado internacional, quienes pagaban fuertes sumas por la obtención de su concha; hoy día la presión sobre la especie continúa, ya que ha adquirido un valor alto (Martínez, R. 1990). Por su distribución localizada está muy expuesta a la contaminación y a la destrucción de los ambientes donde habita. El golfo de Venezuela se encuentra bajo la influencia de actividades de explotación petrolera en el lago de Maracaibo y de las numerosas embarcaciones de gran porte que navegan por estas aguas, lo cual aumenta la posibilidad de degradación de su hábitat por lo menos en esta área, y aunque no se conoce el efecto de la declinación en las poblaciones de este golfo, es probable que sea nocivo. Además, el desarrollo poco coordinado que se observa en toda nuestra costa, podría afectar a las poblaciones tanto del golfo de Venezuela como a las halladas en el golfo Triste.

Conservación 

Hasta el momento no se ha adoptado ninguna medida para su conservación. El comercio de su concha debe prohibirse o limitarse hasta tanto se desarrollen estudios biológicos exhaustivos, que permitan el diseño de un plan de manejo para sustentar su aprovechamiento racional. Con el objeto de destacar su valor como especie de gran belleza y única de la fauna venezolana, se ha recomendado declararla como Molusco Nacional (Martínez, R. 1990).

Ilustrador: 

Autores: 

Roberto Cipriani, Rebecca M. Miller

Cita sugerida: 

Cipriani, R. y Miller, R. M. (2015). Caracol porcelana, Muracypraea mus. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/caracol-porcelana Mié, 22/11/2017 - 11:35

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Cristina Keller