Lapa de montaña

Lapa de montaña

Nombre científico: 

Cuniculus taczanowskii

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

A4cd

Nombres comunes: 

lapa de montaña, lapa montañera, tinajo, mountain paca.

Descripción 

Roedor nocturno, solitario, terrestre, semifosorial (Patton 2015). De talla media a grande que en condición adulta puede alcanzar una longitud total de 80 cm y pesar hasta 7,5 kg. Su rostro posee orejas anchas y cortas, ojos relativamente grandes, de vibrizas sensoriales largas. Presenta pelaje largo y denso. Su coloración dorsal variable entre negruzca y marrón oscura, a veces rojiza, contrasta con su vientre de tono claro (blancuzco); en el lateral se le observan tres o cuatro líneas blancas punteadas muy conspicuas similares a las presentes en la especie hermana, la lapa de tierras bajas o común (Cuniculus paca). Su cola es muy corta, casi imperceptible (Stolzmann 1885, Linares 1998, Castro et al. 2010, Patton 2015). Cuniculus taczanowskii se alimenta de frutas, hojas y semillas. A pesar de su importancia como dispersora de semillas la información sobre la biología, ecología y comportamiento de esta especie es en realidad escasa (Patton 2015). Pareciera tener una capacidad reproductiva baja, pare una sola cría por vez, en ocasiones dos (Trujillo, L. et al. 2006). Dado el polimorfismo cariotípico que se ha reportado sobre esta especie (Trujillo, L. et al. 2006) es posible que bajo este nombre se esté incluyendo a más de un taxón, pero hasta tanto se disponga de evidencia robusta que así lo demuestre es recomendable mantener Cuniculus taczanowskii como el nombre válido para las poblaciones de lapa de montaña.

Distribución 

Originalmente descrita para las áreas montañosas de Pichincha en los «Andes» ecuatorianos (Linares 1998), Cuniculus taczanowskii es una especie de amplia distribución dentro de la región andina (Soriano et al. 1999). Típica de los bosques nublados densos altoandinos, páramos y subpáramos al noreste de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y noroeste de Venezuela (Patton 2015). En nuestro país se estima que está presente en un área aproximada de 6500 km2, superficie que comprende un 15% de su distribución global. Solo se conocen registros confirmados en una decena de localidades. Aunque se ha reportado que su distribución altitudinal en el ámbito global es amplia (2000-4260 m) (Patton 2015) en Venezuela pareciera ser menor, restringiéndose a un intervalo entre los 2000 y los 3000 m.

Situación 

Cuniculus taczanowskii es una especie escasa que se presenta en bajas abundancias dentro de un área de distribución severamente fragmentado y cuya extensión se encuentra en franca reducción a causa de la deforestación por tala y quema (Tirira et al. 2008a). Se infiere que sus tamaños poblacionales están decreciendo dado que su área de vida coincide en gran medida con varias de las zonas con mayor tasa de conversión a tierras agrícolas en Venezuela. Esta especie es reconocida como una apetecible fuente proteica de bajo costo para muchos pobladores locales en toda su distribución (Castro et al. 2010). Es así como la acelerada reducción de la calidad y extensión de su hábitat, y su alto valor cinegético para los pobladores locales, permiten inferir reducciones poblacionales importantes tanto pasadas como futuras dado que no se prevé que estas amenazas cesen a mediano o largo plazo. A pesar del decrecimiento poblacional advertido para C. taczanowskii, su amplia distribución en casi la totalidad de los Andes ha propiciado que sea considerada internacionalmente como Casi Amenazada (IUCN 2014), categoría también asignada para Ecuador (Tirira 2011).

Amenazas 

La baja capacidad reproductiva atribuida a Cuniculus taczanowskii es un factor intrínseco a su susceptibilidad a cambios ambientales que, en condiciones desfavorables como las descritas antes, podrían por sí solas desencadenar su declinación poblacional. Es así como la constante reducción y lo muy fragmentado de su hábitat, conjuntamente con la fuerte presión de caza son factores que amenazan su viabilidad a mediano y largo plazo. Se sospecha que ha sufrido una declinación poblacional importante proporcional a la destrucción de las áreas naturales donde vive, las cuales en muchos casos presentan tasas de conversión elevadas (superiores al 30%) (Rodríguez, J. P. et al. 2010). Si bien parte de su distribución está incluida en los límites de parques nacionales tales como Sierra Nevada y El Tamá, la capacidad protectora de los mismos no ha sido evaluada o claramente establecida al menos para esta especie.

Conservación 

Se desconocen acciones de conservación dirigidas a C. taczanowskii en particular. Su permanencia dependerá de la eficiencia protectora de los parques nacionales en los que se encuentra y su capacidad para detener el avance de la fragmentación y reducción del hábitat. Se desconoce la viabilidad de sus poblaciones silvestres. La especie requiere medidas de conservación inmediatas. Se recomienda realizar estudios ecológicos y moleculares que permitan evaluar los niveles de variabilidad genética dentro de las distintas poblaciones y acceder a estimados de tamaños poblacionales y valores de historia de vida. Es prioritario establecer restricciones y regular la actividad cinegética sobre este roedor (por ejemplo estableciendo períodos de veda temporal según su ciclo reproductivo). De igual manera, se debe concientizar a los pobladores locales del rol ecológico que cumple la especie en el mantenimiento de los bosques.

Ilustrador: 

Autores: 

Víctor Romero

Cita sugerida: 

Romero, V. (2015). Lapa de montaña, Cuniculus taczanowskii. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/lapa-de-montana Vie, 28/07/2017 - 06:57

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Pigmalion's Workshop