Musaraña de Mérida

Musaraña de Mérida

Nombre científico: 

Cryptotis meridensis

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

B1ab(iii)

Nombres comunes: 

musaraña de Mérida, ratón ciego, Mérida shrew.

Descripción 

Musaraña de tamaño mediano dentro del género Cryptotis (longitud corporal: 88 mm, masa corporal: 12.3 g) (Woodman y Díaz de Pascual 2004). Se caracteriza por poseer el rostro cónico y alargado, una verruga redonda y pequeña en el borde superior del surco nasolabial, orejas reducidas con las estructuras externas poco desarrolladas, región ventral de los dedos con dos hileras de escamas yuxtapuestas, pelaje denso, largo, de color gris plomo con lustre marrón claro, ligeramente más pálido en la región ventral respecto a la región dorsal, y cola con escamas pequeñas (Woodman y Díaz de Pascual 2004, Quiroga 2011). Los individuos que habitan el bosque tienden a ser de pelaje más corto y oscuro, respecto a los que desandan en el páramo (Durant y Péfaur 1984). Cryptotis meridensis posee las extremidades cortas y modificadas, y muestra un patrón corporal típico de animales con hábitos semifosoriales, siendo su olfato el sentido más desarrollado, ya que es empleado para la búsqueda activa de su alimento (Hutterer 1985, Linares 1998). Su dieta está constituida por una amplia variedad de invertebrados que viven en la hojarasca del bosque (Díaz de Pascual y De Ascenção 2000). Dada la alta tasa metabólica que las especies de este género exhiben, la búsqueda de alimento ocupa gran parte del tiempo en que sus individuos se mantienen en actividad (Genoud 1988).

Distribución 

Cryptotis meridensis es endémica de Venezuela. Su distribución conocida hasta ahora comprende los bosques lluviosos, bosques nublados, subpáramos y páramos de la cordillera de la Mérida, en un intervalo altitudinal que va desde los 1640 m hasta los 3950 m (Woodman y Díaz de Pascual 2004), desde el norte de la depresión del Táchira hasta el sur de la cuenca alta del río Masparro.

Situación 

C. meridensis es la especie de musaraña mejor conocida en Venezuela, ya que ha sido objeto de varios estudios donde se ha descrito su variación morfológica, dieta, hábitat, y abundancia relativa (Durant y Péfaur 1984, Díaz de Pascual 1993, Durant et al. 1994, Díaz et al. 1997, Díaz de Pascual y De Ascenção 2000, Woodman y Díaz de Pascual 2004, Péfaur et al. 2012). Estudios poblacionales hechos sobre las comunidades de pequeños mamíferos andinos, demuestra que ésta es la segunda especie más abundante en bosques nublados y páramos, después de Microryzomys minutus (Durant et al. 1994, Péfaur et al. 2012). Su hábitat está principalmente representado por bosques primarios con el sotobosque dominado por la presencia de helechos arborescentes y con el piso cubierto de musgo, y por páramos donde predominan frailejones (Espeletia spp.) o coloraditos (Polylepis sericea) (Díaz de Pascual 1993, Durant et al. 1994, Péfaur et al. 2012). Según los estudios poblacionales que se han realizado, se esperaría que su estado sea estable (Durant et al. 1994, Péfaur et al. 2012). Sin embargo, sus poblaciones podrían verse afectadas por la reducción de su hábitat. Estimados indican que esta especie está presente en una extensión de 14.701,72 km2, que deja en evidencia su estado como Vulnerable.

Amenazas 

Posee una distribución restringida a los ecosistemas montanos de la parte sur y central de la cordillera de Mérida, lo que representa un área relativamente extensa. Sin embargo, el grave estado de conservación en el que se encuentran los ecosistemas que esta especie habita (Oliveira-Miranda et al. 2010a, Oliveira-Miranda et al. 2010b), hace que sus poblaciones sean propensas a procesos de reducción por la degradación de su hábitat, siendo esta la única amenaza que enfrenta en la actualidad.

Conservación 

Como se mencionó antes, esta es la especie del género Cryptotis mejor conocida en el país. Sin embargo, en ninguno de los trabajos se ha hecho mención a su estado de conservación. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza asignó a Cryptotis meridensis la categoría de Preocupación Menor, basándose en su abundancia, tolerancia a diferentes niveles de intervención, al hecho de que su hábitat está protegido por varias figuras legales y a que es poco probable que sus poblaciones experimenten disminuciones riesgosas (Woodman y Matson 2008). En particular se considera que Cryptotis meridensis podría enfrentar riesgos en un futuro cercano, en vista de la creciente intervención que están experimentando los ecosistemas montanos de los Andes venezolanos, debido al continuo crecimiento de las actividades agrícolas y pecuarias que se desarrollan en la región (Oliveira-Miranda et al. 2010a, Oliveira-Miranda et al. 2010b).

Ilustrador: 

Autores: 

Marcial Quiroga-Carmona, Jaime Péfaur, Daniel Lew y Franger García

Cita sugerida: 

Quiroga-Carmona, M., Péfaur, J., Lew, D. y García, F. (2015). Musaraña de Mérida, Cryptotis meridensis. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/musarana-de-merida Vie, 18/08/2017 - 04:54

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Pigmalion's Workshop