Pato negro

Pato negro

Nombre científico: 

Netta erythrophthalma

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

C2a(i)

Nombres comunes: 

pato negro, pato castaño, pato de cabeza castaña, pato morado, zambullidor austral, Southern Pochard.

Descripción 

Anátido de color pardo negruzco con característicos ojos rojos. Su cabeza y cuello superior son más oscuros. La garganta, parte anterior del cuello y el área alrededor del pico son blanquecinos. El pico es gris azulado con la punta negra; la cola es marrón y tiene patas negras. Mide entre 48 y 51 cm de longitud (Gómez-Dallmeier y Cringan 1989, Hilty 2003, Restall et al. 2007).

Distribución 

Especie de distribución y situación enigmática que presenta dos subespecies muy separadas entre sí. La subespecie Netta erythrophthalma brunnea se distribuye en África, donde es común en localidades del sur y oriente de ese continente. La otra subespecie de Suramérica, denominada Netta erythrophthalma, es reportada con registros aislados en los países andinos (Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia) y con una distribución separada, más continua y amplia en el noroeste de Brasil. En Venezuela se cuenta con reportes para los estados llaneros (Apure, Portuguesa), y desde Aragua y Carabobo hasta Falcón y Zulia. Se le encuentra en pantanos de agua dulce, lagunas y sembradíos de arroz (Gómez-Dallmeier y Cringan 1989, Hilty 2003, Restall et al. 2007).

Situación 

En Venezuela es una especie muy poco común, con escasos registros, de distribución fragmentada y con una población en descenso importante. En los años cincuenta era relativamente común en el área del lago de Valencia (Carabobo), y cerca de Chichiriviche (Falcón). Se reporta que en nuestro país existen entre 5000 y 10.000 individuos (Kear 2005), lo que permite calcular en cerca de 20 a 40% de la raza suramericana, aunque todo indica que esta cifra es una sobrestimación y que son extrapolaciones muy vagas. De hecho, estimados recientes calculan un número menor a 2500 en Venezuela (Wetlands International 2015), o incluso en toda la región andina. De ser así, la población venezolana remanente sería apenas una fracción de esta cifra. En todo caso, los registros contemporáneos son contados. Existen reportes de pequeños grupos de siete a diez individuos en el estado Portuguesa (Ginés y Aveledo 1958, Casler y Lira 1979, Gómez-Dallmeier y Cringan 1989). Su situación en general es paradójica. En el ámbito global no se le considera amenazada y la IUCN la clasifica en la categoría Preocupación Menor (BirdLife International 2015). Del mismo modo, se indica que en el centro y noreste de Brasil la población aumentó debido a las actividades humanas. Sin embargo, los grupos andinos parecen tener una tendencia radicalmente opuesta. En Argentina se le clasifica en la categoría Datos Insuficientes; en Perú En Peligro, y en Ecuador y Colombia se le considera En Peligro Crítico (Suárez y García 1986, Pulido 1991, Ellis-Joseph et al. 1992, Bertonatti y González 1993, Granizo et al. 2002, Rodríguez y Rojas-Suárez 2003). Es factible su extinción tanto en Colombia como en Perú, país del cual se cuenta con un último reporte de 1962 (Pulido 1991, Renjifo et al. 2002, Schulenberg et al. 2007).

Amenazas 

Se encuentra afectada principalmente por la pérdida de hábitat y la contaminación. La causa de la disminución de las poblaciones en Ecuador fue su sensibilidad a cambios en el lecho de los lagos, debido a la sedimentación causada por la erosión en las cuencas, ya que la especie prefiere lagos y lagunas con algas y vegetación emergente (Ellis-Joseph et al. 1992, Granizo et al. 2002). Aunque no pareciera ser un objetivo atrayente para la cacería no debe descartarse esta amenaza, dado que la actividad de caza es generalizada para otras especies de patos que se encuentran en su área de distribución.

Conservación 

En África ha sido ampliamente estudiada, lo que contrasta con su situación en América, donde es muy poco lo que se conoce sobre la especie. En Venezuela no se han realizado esfuerzos específicos para su conservación. Considerando su situación en el resto de la región andina, es importante priorizar a Netta erythrophthalma en nuestro país y evaluar su situación taxonómica, tamaño poblacional, distribución, áreas de nidificación, sensibilidad y tolerancia a cambios ambientales, así como realizar planes de manejo en vida silvestre y ensayos de cría en cautiverio (Rodríguez y Rojas-Suárez 2003).

Ilustrador: 

Autores: 

Franklin Rojas-Suárez, Miguel Lentino y Christopher J. Sharpe

Cita sugerida: 

Rojas-Suárez, F., Lentino, M. y Sharpe, C. J. (2015). Pato negro, Netta erythrophthalma. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/pato-negro Sáb, 25/03/2017 - 02:06

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Astolfo Mata