Pez anual de La Guajira

Pez anual de La Guajira

Nombre científico: 

Austrofundulus guajira

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

D2

Nombres comunes: 

pez anual de La Guajira, pez anual de Paraguaipoa, austrofundulus de La Guajira, pez annual, Guajira annual killifish, Guajira austrofundulus, killy.

Sinónimos: 

Austrofundulus limnaeus

Descripción 

Pez de tamaño pequeño que normalmente no supera los 10 cm de longitud total. Es robusto pero algo comprimido en la parte posterior del cuerpo. Se distingue de otras especies del género Austrofundulus por el patrón de coloración en los machos: cuerpo grisáceo azulado, con la aleta caudal de azul a verde que en algunos casos portan una banda subterminal de color rojo brillante. Aunque presenta dimorfismo sexual acentuado en el color y en la forma de las aletas, el macho y la hembra son del mismo tamaño. Se trata de una especie anual que sobrevive en ambientes fluctuantes (charcos estacionales de lluvia) mediante adaptaciones especiales entre las cuales se incluye un embrión que puede sobrevivir el período seco en un estado de animación suspendida dentro del sustrato del fondo: al llover, éste nace y crece muy rápido comiendo larvas de insectos y otros invertebrados acuáticos para madurar sexualmente en el lapso aproximado de un mes. Hay una competencia feroz entre los machos durante el período reproductivo, que los ha llevado a exhibir colores brillantes y a desarrollar un cortejo sexual complejo que culmina al depositar sus huevos, uno por uno, en el sustrato después del baile nupcial (Taphorn y Thomerson 1978, Hrbek et al. 2005).

Distribución 

Austrofundulus guajira es endémica de Colombia y Venezuela. En nuestro país solo se conoce en una pequeña región localizada al este del pueblo de Paraguaipoa, en la península de La Guajira, estado Zulia, en el extremo noroccidental del país. También existe en la península de La Guajira colombiana. Antes del año 2004, las referencias en la literatura sobre este pez lo clasificaban como Austrofundulus limnaeus, una de las especies comunes en el resto de la cuenca del lago de Maracaibo. Vive en pozos de lluvia aislados, en pleno desierto, solo de cuatro a cinco meses, mientras dura el agua en el charco (Taphorn y Thomerson 1978, Hrbek et al. 2005).

Situación 

Su distribución anual es muy restringida y se desconoce el tamaño de sus poblaciones silvestres. La zona donde vive es un desierto con pocos usos para la agricultura, pero bajo presión fuerte debido a la cría de ganado caprino y equino que allí tiene lugar. Además, se conocen proyectos de desarrollo en el sitio que aumentarían de modo significativo las amenazas en el futuro cercano. Sus adaptaciones como especie anual le permiten sobrevivir en medio de una superficie en exceso árida de ambientes fragmentados, fluctuantes, extremos e inhóspitos para otros peces (Taphorn y Thomerson 1978).

Amenazas 

Aunque la baja Guajira es calificada como de escaso potencial agrícola, se utiliza de forma extensiva para la cría de ganado caprino y equino (ovejas, chivos, cabras y caballos), que han transformado de forma irreversible el paisaje desplazando a los herbívoros nativos (venados y dantas, entre otros). Además, con el objetivo de elevar el potencial agrícola del sitio, se ha propuesto el desarrollo de la agricultura mecanizada y de proyectos de riego que podrían alterar seriamente el balance hídrico así como la red fluvial local, afectando la distribución natural de charcos efímeros de lluvia que conforman el hábitat de Austrofundulus guajira. Asimismo, en la actualidad se contempla represar el río Guasare a fin de conseguir regar esta región, plan que podría tener consecuencias alarmantes para la sobrevivencia de la especie. No se conoce si ha sido criada en confinamiento, aunque debido a su atractivo podría tener un potencial valor como pez ornamental, limitado por las condiciones especiales para el mantenimiento en cautiverio que requieren los miembros de esta familia.

Conservación 

No se ha tomado ninguna medida para la conservación de este pez. Se recomienda documentar su extensión geográfica precisa a través de la colecta científica. Dada la fascinación que demuestran los acuaristas por las distintas especies del género Austrofundulus, algunos con una importante demanda debido al valor ornamental que ostentan, sería fundamental evaluar esta potencial amenaza sobre las poblaciones silvestres de Austrofundulus guajira. También se sugiere garantizar la conservación de la mayor cantidad de poblaciones en cuerpos de agua definidos con antelación. Su reintroducción en otros cauces ligeros de la región, con condiciones ecológicas similares, sería una alternativa viable. Es importante entrar en contacto con los organismos responsables del desarrollo de represas y de la actividad agrícola en la zona, con el fin de que se tomen en cuenta las alternativas para evitar la extinción del pez anual de La Guajira.

Ilustrador: 

Autores: 

Donald C. Taphorn y Douglas Rodríguez-Olarte

Cita sugerida: 

Taphorn, D. C. y Rodríguez-Olarte, D. (2015). Pez anual de La Guajira, Austrofundulus guajira. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/pez-anual-de-la-guajira Lun, 18/06/2018 - 11:46

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Ximenamaria Rausseo