Sapito niñera del Murisipán

Sapito niñera del Murisipán

Nombre científico: 

Anomaloglossus murisipanensis

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

D2

Nombres comunes: 

sapito niñera del Murisipán, Murisipan rocket frog.

Sinónimos: 

Colostethus murisipanensis.

Notas Taxonómicas: 

este sapito fue originalmente descrito en el género Colostethus. Su asignación genérica cambia a raíz de un trabajo taxonómico donde se descubre una peculiar singularidad en la morfología de su lengua (Grant et al. 1997), carácter compartido con algunas especies del Escudo Guayanés, entre otras.

Descripción 

El género Anomaloglossus actualmente reúne 29 especies de ranitas que se caracterizan por la presencia de un proceso medio lingual (Grant et al. 2006), una estructura inusual solo conocida en algunas ranas asiáticas y africanas. Muchos de los Anomaloglossus tienen distribuciones restringidas en el Escudo Guayanés y varios son exclusivos de las tierras altas y medias de esta región o de la cima de un tepuy, razón por la cual son muy poco conocidos. Anomaloglossus murisipanensis es una ranita de tamaño pequeño, con el dedo manual I menor que el II, palmeadura en los pies moderada, y sin tubérculos cloacales. Exhibe una coloración dorsal parda, sin líneas ni bandas dorsales ni laterales; ventralmente es de color ocre pálido por la presencia de melanóforos. Se desconocen sus hábitos reproductivos y en general su historia natural. Fue descrita solo con un ejemplar encontrado bajo una roca en un bosquecillo de la cima del Murisipán-tepui (La Marca 1997).

Distribución 

Se trata de una especie endémica de Venezuela, solo conocida en la cima del Murisipán-tepui a 2350 m de elevación, un tepuy de tan solo cinco kilómetros cuadrados de área en su tope. El Murisipán forma parte de la cadena de Los Testigos, conformada por cuatro montañas que alcanzan entre 1900 y 2400 m de altura; el Kamarkawarai, Tereke-yurén y el Murisipán ascienden desde un basamento común de elevación intermedia, mientras que el Aparamán-tepui se encuentra separado al oeste. Todas las cumbres de estos tepuyes son principalmente de roca desnuda, y en el centro del Murisipán-tepui hay una pequeña laguna estacional (J. C. Señaris obs. pers.).

Situación 

No se conoce prácticamente nada de esta especie —solo ha sido nombrada con base en un ejemplar—, por lo cual es imposible calificar su estatus poblacional. Así mismo, y debido a la amplia diversidad de sitios de postura de las larvas de Anomaloglossus (Kok 2010, Kok et al. 2013), no se puede predecir el tipo de reproducción de A. murisipanensis. Su distribución podría estar restringida a la cima del Murisipán-tepui (cinco kilómetros cuadrados) o más extendida al complejo de Los Testigos, pero en general no superaría los 80 km2, incluyendo las laderas de estas montañas. Esta ranita fue clasificada en la categoría Vulnerable, tanto por la Evaluación Global de los Anfibios, como por la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN et al. 2006, IUCN 2014).

Amenazas 

Aunque no se cuenta con información precisa al respecto, se estima que su distribución restringida la hace particularmente vulnerable en potenciales casos de catástrofes naturales, tales como sequías, inundaciones e incendios, así como ante eventuales patógenos virales, bacteriales o micóticos que puedan ser transportados accidentalmente a su área de distribución. Específicamente se han mencionado como amenazas naturales los incendios ocasionados por rayos (IUCN et al. 2006, IUCN 2014). Asumiendo que esta ranita presenta características reproductivas similares a las de otras especies del género, su fecundidad es relativamente baja, lo que podría podrían aumentar su vulnerabilidad.

Conservación 

No existen medidas de conservación específicamente dirigidas a esta especie. Su extensión de ocurrencia conocida está comprendida en su totalidad dentro de los límites del parque nacional Canaima protegido por la figura de monumento natural «Tepuyes». Resultan impostergables estudios multidisciplinarios y sistemáticos que evalúen el estatus de los anfibios del Pantepui y su vulnerabilidad ante las predicciones de pérdida de hábitats bajo el escenario del cambio climático (Rull y Vegas-Vilarrúbia 2006, Nogué et al. 2009).

Ilustrador: 

Autores: 

Josefa Celsa Señaris y Fernando J. M. Rojas-Runjaic

Cita sugerida: 

Señaris, J. C. y Rojas-Runjaic, F. J. M. (2015). Sapito niñera del Murisipán, Anomaloglossus murisipanensis. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/sapito-ninera-del-murisipan Mié, 14/11/2018 - 23:53

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Ximenamaria Rausseo