Venado matacán candelillo

Venado matacán candelillo

Nombre científico: 

Mazama bricenii

Autoridad taxonómica: 

Phylum: 

Clase: 

Orden: 

Familia: 

Género: 

Categoría: 

Criterio: 

A4cd

Nombres comunes: 

venado matacán candelillo, candelillo, venado matacán andino, locha, matacán, Mérida brocket, little red brocket deer, rufous brocket deer, dwarf red brocket deer.

Descripción 

Es la especie de menor tamaño entre los venados matacanes. La longitud cabeza-cuerpo varía entre 85 y 90 cm, la altura en el hombro entre 45 y 50 cm, y el peso puede variar de 8 a 13 kg. Hay poca diferencia de tamaño entre ambos sexos (Dietrich 1993, Lizcano et al. 2010a). Solo el macho posee cornamenta (astas), que son de una sola punta y de hasta 6 cm de largo. Su coloración dorsal rojiza oscura se hace más pálida hacia los costados y vientre, y se vuelve casi negra en las patas y la cabeza. Su garganta es anaranjada. Tiene manchas blancas en el labio superior y en la punta de la mandíbula. La cola es blanca por debajo (Dietrich 1993, Lizcano et al. 2010a). Los juveniles poseen manchas blancas en el lomo, las cuales desaparecen después de los cinco meses de vida. Las hembras producen solo una cría por parto tras un período de gestación de unos tres meses. Usualmente se la encuentra sola o en parejas. De hábitos nocturnos, su alimentación se compone de frutos, hojas y tallos (Linares 1998).

Distribución 

Mazama bricenii habita la cordillera Oriental de Colombia, incluyendo el macizo de El Tamá compartido por Venezuela y el país vecino, la sierra de Perijá, y la cordillera de Mérida. Vive entre 1000 y 3500 m de altitud (Lizcano et al. 2010a). En nuestro territorio, su distribución abarca los estados Zulia (sierra de Perijá), Táchira, Mérida, Trujillo y es posible que los estados Portuguesa y Lara (sierras de Barbacoas y Portuguesa). Según el intervalo de elevaciones en el que se ha encontrado, el área que en potencia podría ocupar comprende unos 24.000 km2 en tierra venezolana, dividido en tres extensiones principales aisladas: una cercana a los 20.000 km2 en la cordillera de Mérida, otra de unos 2800 km2 en la sierra de Perijá (estado Zulia) y una tercera de unos 1200 km2 en El Tamá (estado Táchira). Al considerar los espacios sujetos a fuerte intervención por uso agropecuario, la superficie total disponible se reduce a unos 17.000 km2 bastante fragmentados, teniendo la unidad continua más extensa menos de 6000 km2. Habita bosques nublados, bosques siempreverdes y páramos (Bisbal 1991b, Bisbal 1991c, Linares 1998). Antes, Mazama bricenii estaba considerada una subespecie de Mazama rufina que ahora es de distribución restringida a Ecuador y las cordilleras Occidental y Central de Colombia (Czernay 1987, Linares 1998, Lizcano et al. 2010a, Lizcano et al. 2010b, Groves y Grubb. 2011). Investigaciones recientes, sin embargo, cuestionan la validez de Mazama bricenii como una especie propia (Gutiérrez et al. 2015).

Situación 

Es la especie más amenazada de este género en Venezuela (Dietrich 1993). Sus poblacionales están fragmentadas y disminuidas debido a la cacería constante y a la destrucción de los bosques andinos (Linares 1998, Lizcano et al. 2010a). Aunque parece ser medianamente tolerante a modificaciones en su hábitat, a medida que otras especies como la danta (Tapirus terrestris) y los báquiros (Tayassu spp.) son extirpadas, la presión de cacería sobre los matacanes se acentúa y sus poblaciones son desplazadas a zonas más remotas. El resultado es una disminución de la densidad, acompañada por la fragmentación y el aislamiento de los animales remanentes. A nivel internacional, se reporta en la categoría Vulnerable (Lizcano y Álvarez 2008).

Amenazas 

La modificación de los hábitats andinos por actividades humanas es muy extensa. Esto, combinado con la presión de una cacería muy intensa, además de la depredación por perros y otros animales, ha ocasionado que su poblaciones se encuentren muy deprimidas (Bisbal 1991b). En tiempos recientes, la presión se ha mantenido e incluso intensificado y, a pesar de que la especie se encuentra protegida por las leyes venezolanas desde hace veinticinco años, su tamaño poblacional no parece recuperarse (J. R. Dietrich com. pers., Rodríguez y Rojas-Suárez 2003).

Conservación 

La cacería del venado matacán andino está prohibida en Venezuela desde 1979, cuando se decretó la veda permanente para la especie por «acusar bajos niveles» poblacionales (Marnr 1979a). Casi veinte años más tarde esta veda indefinida es ratificada y Mazama bricenii es declarada Especie en Peligro de Extinción (Venezuela 1996a, Venezuela 1996b). Algunas subpoblaciones están presentes en parques nacionales, aunque se desconoce su situación actual. Si se lograra controlar tanto la cacería como la deforestación dentro de los linderos de estas áreas protegidas, ello podría convertirse en la mejor herramienta para la conservación de este y otros animales andinos amenazados. Dado que es un taxón muy poco estudiado, habría que adelantar proyectos de investigación que permitan definir sus abundancias poblacionales, los patrones reproductivos en vida silvestre y la factibilidad de desarrollar su cría en cautiverio, esto último con el fin de repoblar áreas donde la especie ha sido extirpada (J. R. Dietrich com. pers., Rodríguez y Rojas-Suárez 2003).

Ilustrador: 

Autores: 

Jesús Molinari, Daniel Lew y Javier Sánchez-Hernández

Cita sugerida: 

Molinari, J., Lew, D. y Sánchez-Hernández, J. (2015). Venado matacán candelillo, Mazama bricenii. En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela. Recuperado de: animalesamenazados.provita.org.ve/content/venado-matacan-candelillo Vie, 23/06/2017 - 19:57

Creative Commons Licence

Ilustrador: 

  • Astolfo Mata